El caso Juan Español (I: primeros años)

Juan Español nace en Madrid, mediados los 50, en el seno de una familia trabajadora. Su padre, segundo de doce hermanos, ha tenido que emigrar del pueblo y se ha venido a Madrid, sin estudios más que de una escuela que tuvo que abandonar a los 8 años para cuidar ovejas y cerdos, uno de los múltiples trabajos de campo que haría.

Así que Juan, desde pequeño, sabe lo que es ver a su padre trabajar y trabajar, para labrarse un futuro, para él y para su familia. Afortunadamente, aunque su padre trabaja de lunes a sábado, su madre no, por lo que está bien atendido, él y sus dos hermanos menores, Pedro y Mercedes. Junto con su abuela y tíos, viven en un piso de 70 metros, un poco amontonados, pero felices.

María, en cambio, coetánea de Juan, nace en el seno de una familia acomodada. Fué la tercera de siete hermanos. Su padre, militar, hijo y nieto de militares, participó en la guerra, en la que ascendió rápidamente. Así que, desde que ella recuerda, a su madre siempre le ayudaron en casa, o bien una "chacha" y una cocinera, o, en la época en la que la familia tenía que vivir en cuarteles, los propios soldaditos de reemplazo hacían las labores de la casa.

Lo malo era que a su padre le cambiaban de destino cada pocos años. Así que, junto con sus seis hermanos, toda la familia tenía que recoger los bártulos y hacer mudanza, en ocasiones incluso al extranjero. Con el tiempo, el militar Francisco y su esposa Dolores se cansaron de acarrear familia y fueron dejando poco a poco a sus hijos en internados, ellos militares, ellas de monjas.

Quien más, quien menos, todos los hijos del militar sacaron carrera. Bien es cierto que algunos de ellos con más dificultades que otros, sobre todo "los del medio" pues eran los que más tiempo pasaron en internados, y esa experiencia parece que no les ayudó demasiado a forjarse un carácter estable y menesteroso.

En cambio, Juan, y por expreso deseo de su padre, que siempre quiso estudiar pero no pudo, entró en la universidad, en una difícil carrera de ingeniería. Su hermano y hermana pequeños no tuvieron tanta suerte. Pedro, cuando acabó el bachillerato, fué llevado al taller de su padre, con el destino declarado de asumir con el tiempo el negocio familiar. Mercedes terminó estudiando una Maestría que le permitió al poco tiempo encontrar un trabajo.

Los primeros años de carrera de Juan no fueron fáciles, pero su capacidad de trabajo y mediana inteligencia le permitieron superar sin agobios curso tras curso hasta el final. Habiendo pedido prórroga por estudios, el año que terminó la carrera entró en sorteo de los quintos y en tierras castellanas cumplió su deber militar.

Juan y María se encontraron por casualidad en una fiesta universitaria, allá por finales de los 70, donde él hacía de pinchadiscos. Entonces empezó una relación que se haría más fuerte en la época en que Juan, terminada su carrera, esperaba su incorporación a filas.

2 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Supongo que habrá un continuará.

Novicia Dalila dijo...

Es el relato de unas vidas típicas de la época en la que transcurre la historia que nos cuentas...
También espero el "continuará" comiendo palomitas con Krapps ;-)

Un beso, Rriver.

Suscribete a Before the dark