Noticias Before: Bernie Eccleston estrena andador


Como regalo de 80 cumpleaños, Red Bull y su piloto Sebastian Vettel le dieron la semana pasada a Bernie Ecclestone un andador equipado con volante y alerón delantero.

El polémico jefe de la fórmula-1 no quire echar el freno: "Bernie estaba tomando demasiada velocidad, tanto en las curvas como en las rectas".

Con mil frentes abiertos dentro del gran circo desde que llegó hace ya 32 años, recientemente se divorció de su esposa croata Slavica después de 26 años juntos. Por ahora no se ve un sucesor claro para este maestro de ceremonias que tiene un triple "bypass" desde 1999.

"¿Jubilarme? ¿Por qué?. Necesito el dinero, no puedo permitirme el lujo de retirarme. ¿Qué diferencia hay entre tener 79 años un día y 80 al siguiente? No hay. ¿Qué otra cosa podría hacer sino trabajar? La gente se retira para morir".
Al leer estas palabras, el Ministro de Trabajo ha declarado: "Este es el espíritu que deberían tener todos los trabajadores. Así, el Pacto de Toledo no peligraría de ningún modo"

Jodío televisión!


Así me llamaba mi tio Angel. Empezó a decirlo después de que hiciese un curso de electrónica por correspondencia, que terminaba montando una tele, de esas de válvulas, que ¡funcionaba!.

Mis tíos tenían un taller de muebles, y aún conservo algunos de los que ellos fabricaban, especialmente la cama donde duermo cada noche.

En el taller de muebles tenían un antiguo tocadiscos, enmohecido, que ya no funcionaba. Un día, tendría yo quizás 12 ó 13 años, lo descubrí, y enseguida despertó mi curiosidad. Me dejaron llevármelo a casa y lo fuí destripando cuidadosamente: condensadores, resistencias válvulas... todo un mundo fantástico y misterioso se abrió ante mí.

Angel era el mayor de los hermanos, el mas "emprendedor", podríamos decir. Mi padre le llamaba "el cachalunas", porque de pequeño era un trasto de cuidado y se cargó más de un cristal. De muy joven se cayó de lo alto de un pajar. Se debió de hacer mucho daño, pero se lo calló, y no le llevaron al médico, de modo que se quedó cojo para toda su vida.

Mi tío Angel fué uno de esos inmigrantes de la posguerra, los que lo pasaron peor, porque su inmigración fué del campo a la ciudad. De un campo empobrecido y hambriento, incapaz de mantener a la pléyade de hijos que Dios traía a las familias y les obligaba a buscarse la vida emigrando a una ciudad, donde si trabajabas podrías labrarte un futuro.

Pero el cambio cultural y el desarraigo para esos inmigrantes debió de ser tremendo. Mi tío Angel tardó mucho en casarse, aunque finalmente lo hizo con otra mujer de pueblo, de un pueblo de Castilla donde hoy reposan sus huesos.

Suscribete a Before the dark