Si...

Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila
cuando todo a tu lado es cabeza perdida;
si en ti mismo tienes una fe que te niegan
y nunca desprecias las dudas que ellos tengan;

si esperas en tu puesto, sin fatiga en la espera;
si, engañado, no engañas;
si no buscas más odio que el odio que te tengan...

Si eres bueno y no finges ser mejor de lo que eres;
si al hablar no exageras lo que sabes y quieres;
si sueñas, y los sueños no te hacen su esclavo;
si piensas y rechazas lo que piensas en vano;

si tropiezas con el triunfo, si a la cumbre llega tu derrota
y a estos dos impostores los tratas de igual forma;

si logras que se sepa la verdad que has hablado,
a pesar del sofisma del orbe encanallado;

si vuelves al comienzo del trabajo perdido,
aunque esta obra dure toda tu vida;

si arriesgas al momento y lleno de alegría
tus ganancias de siempre a la suerte de un día,
y pierdes y te lanzas de nuevo a la pelea,
sin decir nada a nadie de lo que es y lo que era;

si logras que nervios y corazón te asistan,
aun después de su fuga de tu cuerpo en fatiga,
y se agarren contigo cuando no quede nada,
porque tú lo deseas y lo quieres y mandas;

si hablas con el pueblo y guardas tu virtud;
si marchas junto a reyes a tu paso y tu luz;
si nadie que te hiera llega a hacerte una herida;
si todos te reclaman, y ninguno te precisa;

si llenas un minuto envidiable y certero
de sesenta segundos que te lleven al cielo...
toda esta tierra será dominio tuyo
y aún mucho más,

serás hombre, hijo mío.


Ruyard Kipling

(Esta es la poesía con la que han abierto la sesión de hoy de Asuntos Propios, en Radio Nacional... se supone que tiene que ver con el monográfico dedicado al recibimiento que le están haciendo a la Selección Española hoy en Madrid... después de haber ganado ayer la copa del mundo... y que va por lo tanto de victorias y derrotas... esos dos impostores... y como es tan dificil saber vivir ambas sin falsedad... he pensado... que mi hijo quizás no le importe una mierda... sobre todo si se lo envía su padre... o quizás ya esté más al cabo de todo ello... de lo que yo estuve nunca... no lo se ni se si lo sabré algún día... pero de todos modos se lo he enviado... porque me he acordado de él... y el así sabrá también que le recuerdo... y porqué.)

2 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Bonito gesto. Deja que él aprenda a distinguir por si mismo lo que es bueno o malo. Deja que aprenda el valor de las palabras o el valor de los emblemas. Es un poema que a pesar de su espíritu algo belicoso siempre me ha gustado.

Rrío dijo...

El formato de un Blog es el ideal para publicar poesía... aunque no sea tuya.

Y no todas las poesías hablan de amor.

Dejarle que aprenda? Realmente no sé cómo podría impedírselo.

Suscribete a Before the dark