Demasiado invierno


Hoy los he vuelto a contar. Uno, dos, tres,... siete. Quedan siete. Cuando nacieron hace diez días eran diez por lo menos. Bueno, no está mal. La natalidad infantil en un acuario primerizo no es demasiado mala. Lástima que se muriese la madre, la pobre. Quizás se debilitó o quizás fue el blanco idiota ese que la perseguía todo el día. En fin, por la boca muere el pez, dicen, o por el gonopodio, digo yo.

Todos los días me acerco a verlos, y rápidamente acuden al verme y se pegan al cristal. Nos miramos mutuamente. Es curioso que no tengan miedo del monstruo que debo parecerles. Claro que su amor es interesado: saben que poco después les echaré el pienso ese que huele como a pienso. Salen todos disparados hacia la comida como locos. Los neones, los cinco que quedaron después de comprar dos manadas de veinte, se lanzan a por las escamas, al igual que los mollis. Las gambas tiran para arriba a ver si pillan cacho. No tenía ni idea de lo rápido que pueden nadar con esas patillas diminutas, aunque se cansan enseguida. Hasta la locha se da un garbeo de vez en cuando. La locha, por si no lo sabéis, es como una anguililla que está siempre escondida y de repente sale como un cohete y se va de esquina a esquina en un santiamén.

La fauna la completan los caracoles. Resulta que cuando monté el acuario, el primer mes, puse sólo plantas. A los pocos días nos dimos cuenta que había algo más que plantas: un solitario caracol se paseaba por los cristales. Casi seguro que vino de pasajero en una de las plantas. Bueno pues nada. Le dejamos. Pero un par de meses después aparecieron una multitud de microscópicos caracolillos. Una plaga, la verdad. Imposible de erradicar. ¿Sabíais que los caracoles son hemafroditas?. Yo no. he intentado todo, hasta poner trampas para caracoles, con la mala fortuna que se meten los peces, pero no los caracoles. Ahora me conformo con mantenerles a raya.

En realidad son felices allí, no se enteran del frío que hace fuera. En realidad parece que nadie se entera. Los políticos siguen tirándose de los pelos, como verduleras. Tampoco se enteran de qué va la crisis. Esa crisis "económica". Ya no dicen "inmobiliaria", porque han visto que las casas no se caían. En todo caso la debían haber llamado "hipotecaria". Ahora es "económica" porque bajan los ingresos de la AEAT. Les imagino cara de ratones, los ratones esos que se preguntan "quién se ha llevado mi queso?????". Imprimir más papel parece que lo han descartado, porque ya nadie lo compra. Pronto volveremos al mundo del intercambio: dame dos gallinas y a cambio te corto el pelo y te hago un masaje. La pirámide se desmoronó y ahora todo el mundo prefiere quedarse en el suelo; las pirámides son peligrosas.

Así que, con paraguas o al raso, pasaremos frío, acabaremos empapados, mientras dure el invierno, ese invierno crudo, largo, peñazo él. Falaces agoreros pronostican su final hace mucho, sin acertar nunca. El invierno sigue. Todo el mundo aplica la máxima "siéntate a esperar que pase el cadáver de tu enemigo". Pero con este frío, quedarse sentado va a ser que te cojas una pulmonía que sea tu cadáver el que vea pasar el cadáver. Juajuajua: la fiesta de halloween en real.

Hoy me han mandado un chiste que me ha hecho reír: podría ser Caballero, pero fue Claudia, por lo que tiene doble mérito:
'Tuve mala suerte con mis dos esposas. La primera me dejó, la segunda no.'

Dicen que lo escribió Patrick Murray. Buen chiste para un invierno desolador. Ah, pero, ¿que no era un chiste?.

8 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Nosotros tuvimos acuarios durante muchos años. Te cuento algunas cosas por si te sirve de algo:
1) se te mueren casi todas las crías. Con la ilusión que te hace cuando nacen tantas y las ves tan pispoletas... Pues no. Se te morirán la mayoría y las otras igual te aguantan un poquito, hasta la pubertad, pero cuando menos se lo esperen se las zampa el más listo.
2) Los caracoles son malos malísimos para los acuarios. Deshazte de ellos.
3) No vas a ganar para plantas... Ya verás que vida más corta tienen.
4) Aunque te lo dirán en el acuario, te aviso: si te encaprichas de un Beta Combatiente, preciosos donde los haya, con una cola espectacular, ni se te ocurra poner dos de ellos en el mismo acuario. Se odiarán a muerte y no pararán hasta que alguno muera. Una pena porque valen una pasta.

A mi me gustaban los guppies, tan alegres y distraídos siempre. Además, son de los que mejor crian.

Respecto a la crisis no te digo nada. Está todo dicho y estoy hasta ahí mismito del tema. Nos queda mucho todavía que sufrir.

Y nada más. Ah, bueno, sí, que me he reído con el chiste :D

Un beso y suerte con los pececitos.

Pirata de Mil Mares dijo...

Yo creo que la crisis más grave que sufrimos es la de políticos y no las otras.

Un saludo.

Dr. Krapp dijo...

Cuanta dignidad la de los peces, cuando mueren siempre se hinchan y van hacia arriba, hacia el cielo. Quizás eso es lo que nos falta a los humanos.
Por cierto, dicen que las peceras dan mala suerte ¿vivimos en una pecera?

Rrío dijo...

Novi, me apunto tus cuatro puntos, aunque espero poderte demostrar que te equivocas, al menos en los tres primeros.

Lo de los Betas ya lo sabia, igual que las pirañas, tiburones, etc. molan mucho pero hay que poner un acuario por especie, y a veces un acuario por pez.

A mí me gusta más la mezcla racial, el micromundo. Es difícil pero apasionante a la vez que relajante. Además por algo soy piscis.

No creo que esté todo dicho respecto a la crisis, sino más bien que los de siempre dicen las cosas de siempre. Yo creo que es necesario cambiar algunas cosas, y que la crisis es una buena oportunidad para hacerlo.

Pero obviamente los que la han creado, y los que no la han evitado, no son los mejores para sacarnos de ella.

Creo que estamos en un circulo vicioso que hay que romper. No sé muy bien como, pero estoy abierto a escuchar a quien haga propuestas interesantes.

Pero bueno la política se aleja mucho de la temática de este blog así que de momento no tocará más el tema.

Espero que hayas captado la ironía del chiste... en el correo que me enviaron recomendaban no mandarlo a mujeres especialmente concienciadas... no sé si me explico... bueno iré poniendo algún otro, quizás de funcionarios, que los hay muy buenos.

Un beso.

Rrío dijo...

Pirata, eso es, la clase política española ha ido degradándose con el paso de los años. Por eso le decía a Novi que hay que cambiar las reglas de juego. Para empezar, me gustaría acabar con el bipartidismo reinante, creo que siempre se puede tener una tercera opinión.

Bueno y como le dije a Novi, aquí y ahora, no me exiendo más.

Un saludo.

Rrío dijo...

Krapp los míos cuando se mueren se van al fondo. Supongo que si se pudren acaban flotando, pero hasta ahora no me ha pasado nunca.

Ah y es que mi acuario es de agua dulce. Quizás en los de agua salada sea distinto.

No sabía lo de la mala suerte de las peceras. Bueno yo siempre digo que la buena o mala suerte no nos viene de fuera sino que somos nosotros los que la generamos.

Sí, claro que vivimos en una pecera. ¿No es obvio?.

Rrío dijo...

Ah y, para todos: me gusta Claudia porque es capaz de enviarme chistes como esos.

Gracias Claudia!!!

Pirata de Mil Mares dijo...

No estoy de acuerdo en eso del bipartidismo. Creo que es mucho más grave. Lo que hay es unipartidismo; me explico: La inmensa mayoría las gentes de este país solo comtemplan una posibilidad de voto: PP o PSOE; y da igual lo que digan, hagan, practiquen, dejen de decir o hacer, o lo que sea. Los del PP seguiran votando al PP y los del PSOE al PSOE. No cabe en su mente ninguna otra variante.
La minoria restante se reparte entre los radicales separatistas, que, al igual que los anteriores, sólo comtemplan una opción: la del nacionalismo extremista, y unos pocos incomprendidos que obramos y decidimos según el resultado del examen al que sometemos a nuestra clase política, completa, no sólo dos o a lo sumo tres partidos...
Pero somos muy pocos, por eso resulta acuciante que sigamos fieles a nuestros principios.

Suscribete a Before the dark