Unos que vienen, otros que se van...


Ahora que Caballero Negro se ha ido, a recorrer otros mundos virtuales, sin molestarse en decir adiós, el maleducado, ahora, digo, esto se ha quedado muy sólo...

...si no fuera porque me ha quedado su hija, Oliva, que aunque joven ya apunta maneras virtuales. Bueno la verdad es que a ella esto de los blogs le trae al fresco. Prefiere cien veces el Tuenti y, cuando se aburre, pues una horita de videojuegos y tan fresca.

Eso sí, de dar golpe en casa, ni hablar. Bueno, cuando vivía Caballero a veces le ayudaba a escribir sus artículos. Ya sabéis, por su problema. Pero ahora ni eso. Es lo que tienen los hijos: a veces te los comerías y a veces no entiendes porqué no te los has comido ya.

Es que a una hija se la quiere siempre de forma irracional. Bueno aunque más irracional que la forma en que vino... ¿os acordáis cuando Caballero quería ser una mujer?. Bueno pues me siguió dando la tabarra. Que porqué sólo las mujeres podían tener hijos. Que qué injusticia. Que tanta igualdad y luego sólo igualdad para las mujeres, pero cuando los hombres pedíamos algo, nada de nada...

Así que me hartó tanto que fuimos a un ginecólogo. La verdad es que era un ginecólogo un poco raro. Lo encontró Caballero por Internet. Cuando le dijimos lo que queríamos se le iluminó la cara. Que sí, que hacía ya tiempo que tenía esa idea en la cabeza, que íbamos a ver cómo todo salía bien... hombre a mí me daba muy mala espina que su consulta parecía más un laboratorio genético, pero en fin, al fin y al cabo se ofreció a hacerlo gratis, encima...

Vamos, que nos liamos la manta a la cabeza, y al poco tiempo le había implantado a Caballero una matriz artificial, fecundada con mis genes y los suyos... aunque... algo salió mal...

Cuando dió a luz Caballero vimos que, en lugar de un niño (que era lo lógico, dados sus ascendientes), era una niña!!!. Rápidamente empezó a sospechar de mí, y yo de él. ¿Quién había sido infiel?.

Al final decidimos que tenía que ser el chapucero del doctor, que habría confundido sus tubos de ensayo... pero cuando llegamos a su casa, nos dijeron los vecinos que había huído, perseguido por una turba de mujeres enfervorizadas que gritaban "¡¡¡Muerte al Desigual, No al derecho a la maternidad de los padres!!!". Se trataba sin duda de feministas militantes, ¡pobre doctor!, espero que consiguiera escapar con vida.

Bueno el caso es que la niña creció fuerte y sana, gracias sobre todo a mis cuidados, porque si llega a ser por los de Caballero... el con la excusa esa de que no tiene ni brazos ni piernas no daba palo al agua.

Bueno ahora que se ha ido lo cierto es que le echo mucho de menos, pero siempre me queda Oliva para que me haga compañía.

¿Qué será de él, allá por esos mundos procelosos virtuales?

4 comentarios:

Anacleta dijo...

Con que lo perdimos en Twitter, si hubiera sido Facebook me quedaría a la mano, pero qué le vamos a hacer.

Admiro tus ocurrencias, lo que me he reído leyendo los post enlazados y éste of course jajajaja

Los hijos... Mejor deje así.

Un beso en la ciber distancia para Blacky y otro muy cercano para ti Rrío

Dr.Krapp dijo...

No, no era ginecólogo pero si el doctorcito que teníais más a mano aunque si me arrepiento de aquel infasuto día en que os hice caso y realice aquel acto que no dudo en calificar de sacrílego. Desde entonces, oh dios de los cielos, aparezco en todos los carteles de feministas airadas que exhiben mi imagen y me buscan sin tregua. Ahora vivo en mi refugio secreto, donde me comunico con el mundo a través de mis blogs y preparando mi pronta venganza.

Caballero Negro dijo...

Se va uno unos días a dar una vuelta y ya le dan por desaparecido...

Bueno y si me he ido, ¿qué?.

De todos modos volveré de vez en cuando, a tocar un poco las narices por aquí.

Para que no me echéis tanto de menos, ahí os dejo mis trinos, en un rinconcito de este blog... si no queréis seguirme al twitter.

Ah doctorcito ya tenía ganas de pillarte!! de verdad, me alegro mucho que aún sigas con vida.

Ahora que hemos descubierto que eres un genio de la genética, bueno, ahora querría proponerte algunas cosas, ya sabes, para arreglar mi problema...

Ya hablaremos.

lisebe dijo...

Joo vaya estrgos hay por aquí Twiter!! hay quien no se mueve por muchos sitios para no marearse.. esa soy yo y cuando lo intento me pierdo!! así que le diremos al Caballero Negro que se pasa de vez en cuando con sus ocurrencias!!

Besosss

Suscribete a Before the dark