Sandías de Junio

Este los tocó y miren cómo se quedó


No, antes es preciso poner algo dentro. De todos modos algunos excrementos se resisten a desaparecer.

Despues de salir de la peluqueria no me van a reconocer.


Y si no puedes plantarles cara les plantas el culo, que en muchos casos va a ser incluso mejor.

Eske el var hestá zerrado oy.

3 comentarios:

Félix dijo...

Sé que con el tiempo tendemos a quedarnos con lo auténticamente importante, lo fundamental, aquello que nos da sentido a la vida. Eliminamos los adornos, la falsa retorica, simplificamos y amplificamos lo sencillo y auténtico.
Imagino que quedarse con las sandeces es fruto de tu focalización cotidiana, de tu experiencia, de la sabiduría que has almacenado con el tiempo. Vistos los resultados y tomando en consideración que en ningún momento te aprovechas de los medios de comunicación, tendré que concluir que estoy preocupado, profundamente preocupado. No sé si tu alma, en el caso de que la tengas en consideración, se puede llegar a ver afectada, en cualquier caso siempre podrás escalar las “torres input” de aquel Tron de las narices.

Novicia Dalila dijo...

No he entendido nada del comentario de Félix... :S:S:S

Blacky, estás bien???

Un beso

Caballero Negro dijo...

Vale que la cosecha de sandías de junio no ha sido tan buena como la de meses anteriores, pero como diria el Principito, lo esencial es invisible a los ojos.

Así que nuestros ojos habrán de conformarse con la tediosa persistencia de lo banal.

Novicia, la proxima vez que no entiendas un comentario, piensa que ciertos comentarios se resisten tenazmente a un ataque frontal. Así que, cuando eso suceda, si no puedes atravesarlo, vas y lo rodeas.

Aprecio vuestra preocupación por mi bienestar, aunque a su vez me preocupan esas propuestas de escaladas digitales. A decir verdad, los input creo que los tengo dominados, aunque ya se sabe, todo lo que hace input, tarde o temprano, va y hace output.

Besacos a ellas y tirones de las patillas a ellos.

Suscribete a Before the dark