El Éxito


Todos queremos el éxito. Todos queremos ganar más, mandar más, ligar más.

A todos nos gustaría ser ricos, si no, ¿porqué la lotería es uno de los acontecimientos más notables del año?.

Todos queremos ser jefes. Mientras que lo logras, tienes lamentablemente que aguantar al inútil de turno, ese que parece que le ha tocado el cargo en una tómbola, o que está muy bien recomendado.

Todos queremos ser los más votados, hasta tal punto, que en las elecciones, donde en teoria sólo gana uno, todas las declaraciones son de satisfacción por los excelentes resultados, aunque sea en un pueblo remoto, o comparandose con lo más miserable que se encuentre: el autobombo no tiene límite.

Todos queremos ser más altos, mas fuertes, mas listos. Si se trata de ellas, más fascinantes, más sensuales, más impresionantes y centro de atención. Queremos que nos reconzcan y nos admiren por donde quiera que vayamos. Queremos que se fijen en nosotros.
Tarde o temprano, acabaremos poniendo nuestro blog, y entonces querremos que sea el más visitado, la referencia, el pozo de sabiduría o de concurrencia, el más comentado, por lo original o lo atrevido o lo próximo o lo descabellado.

Creo que, tal como propone el Orador, votaré, en las próximas elecciones, al partido que prometa prohibir el fracaso por decreto ley.

Además, propongo que amplíe la declaración Universal de los derechos humanos para que todo el mundo tenga derecho a los quince minutos de fama, tal y como Andy preconizó.

Hay que democratizar el éxito de una vez, reclamar lo que es nuestro, lo que nuestros padres y nuestros profesores y nuestros políticos y nuestros periodistas y nuestros escritores y nuestros responsables de marketing nos prometen a diario: tú también tienes derecho al éxito.

Le pondremos a esa ideología el nombre de "La Democracia del Exito".

15 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Rriver, esto: Si se trata de ellas, más fascinantes, más sensuales, , es machismo puro....
Yo también quiero ser más alta, más fuerte, más lista. También quiero que se me valore por mi interior o por mis ideas, no sólo por mi apariencia....

El éxito.... es complicado. Tengo que hacer un post sobre eso. Para mí es mucho más simple que todo lo que has escrito. Para mí tener éxito es básicamente salir adelante sin excesivos problemas, tener a los míos cerca y dormir tranquila. Nada más.

Un beso

Novicia Dalila dijo...

No había pinchado aún en lo de "más comentado".... No sé, pero noto en esa referencia a mi casa algo... como si insinuases algo que no me termina de gustar.
El mío no es ni de lejos el más comentado de los que conozco. No entiendo por qué lo has hecho, la verdad.
En fin, si quieres, me lo explicas, Rriver.

Rrío dijo...

Como verás, Novi, he vuelto a poner el post, después de dos dias y de pensármelo, porque me lo pediste y porque pensé que no había nada especialmente ofensivo, aunque es evidente que hay algunas cosas en el mismo que no te han gustado.

Es verdad que ciertas afirmaciones que pongo son estereotipos; pero tampoco admito la igualitaridad entre hombres y mujeres, es decir, que lo que nosotros y vosotras queremos deseamos y buscamos sea lo mismo. No lo es.

No creo que sea machismo decir que los hombres tienen más ansias de poder que las mujeres. Tampoco creo que lo sea que las mujeres desean atraer, y que cuidan más su aspecto físico que los hombres. Basta pensar cuantas horas al día dedican unos y otras a las actividades respectivas para ver que no somos iguales.

Por supuesto creo que somos equiparables como personas y que debemos tener igualdad de oportunidades, pero no estoy tan seguro que pretender que seamos iguales, que valgamos por igual para hacer las mismas cosas en la vida sea posible o deseable en todos los casos.

Seguramente recordarás un artículo de Caballero Negro donde decía que quería ser una mujer para poder tener hijos. Ningún hombre, que yo sepa, tiene la facultad de concebir y alumbrar a otros seres como lo tienen las mujeres. La naturaleza nos ha hecho distintos, aunque no mejores ni peores.

Podriamos hablar horas y horas de ello. Sé que se han cometido muchas injusticias, y sé que la sociedad ha cambiado mucho, y muchos valores y comportamientos se han modificado y seguirán modificándose. Es un hecho y hay que aceptarlo. Pero me vas a permitir que siga pensando que, en ciertas cosas, los hombres y mujeres no somos iguales.

No sé si ha quedado claro que la intención del artículo es hacer una crítica a algunas de las maldades de nuestra sociedad, que nos ha vendido y nos sigue vendiendo una equiparación de la felicidad a la posesión, y más sutilmente, al éxito.

Me gustaría creer que hay un modelo de vida en el que la gente es feliz por hacer las cosas que le gustan sin medirse o compararse con los demás, en el que si un equipo de futbol termina en cuartos de final de la copa del mundo no se considere un fracaso, sino que se valore por la forma que ha jugado y por el empeño que han puesto sus jugadores.

Una vez leí una obra de ciencia ficción en los que se seleccionaba a la gente que más veces les tocaba la lotería porque se decía que poseian un "gen ganador".

A mi me gusta pensar que en la vida hay que luchar por lo que se cree y por lo que se quiere, y que hay que luchar para conseguirlo, pero no hay que humillar o despreciar al que fracasa ni tampoco ensalzar vanamente al que consigue ésto o aquello.

Existe demasiada soberbia. Muchos de los logros de los que se enorgullecen muchos personajes públicos no son las mejores de las veces más que fruto del azar y de la casualidad. Las personas más capaces y más inteligentes son normalmente las más cautas y prudentes, las más calladas. Hay muchos bocazas a los que luego toda una cohorte de seguidores ensalza, porque no tienen nada mejor que hacer. Pero no me gusta.

(sigue...)

Rrío dijo...

(Sigue...)

Te enlacé porque sé que tu blog tiene muchos comentaristas, de los que sigo, el que más. Y aunque tiene algunos toques eróticos, es básicamente vivencial, o sea, que tus visitantes no son (en su mayor parte) obsesos salidos. Yo creo que te visitan porque eres muy agradecida: siempre contestas, uno a uno, de la mejor manera posible; a veces parece casi un chat. Y es que todos necesitamos comunicación; hay mucha soledad.

Los blog, en los que nos ponemos la máscara para poder decir lo que realmente pensamos sin miedo a las represalias, son por ello un gran expansor de sentimientos y por eso mismo enganchan mucho, de forma parecida a como lo hacen otras redes sociales que citas en tu último artículo.

Terminaré pues reconociendo que, como licencia literaria y en el contexto de la defensa de una teoría sobre el desmesurado valor que se le da al éxito, tomé lo que tenía más a mano, que era el enlace a tu blog como aquel que era el más comentado de los que conozco.

Es probable que en ese contexto haya tomado un significado diferente. No me queda más que reconocer mi error. Sé que lo que haces lo haces porque te gusta y porque eres así. No creo que lo hagas por ser famosa o tener éxito de ningún tipo. Así que en lo que pueda servir te pido mis disculpas.

Pero en este caso ya ves que la he metido, la he sacado y la he vuelto a meter...

Será que me gusta el vaivén.

Si es que no tengo remedio...

Borrasca dijo...

Como soy india y caigo a los tres días, sólo hasta que leí el comentario de mi parcera Novicia y tu respuesta al mismo, entendí que no era un piropo el que me tildaras de la más sensual jajajajajajaja

Como sea, a mí el éxito entendido como lo planteas en tu post me tiene sin cuidado. Con sentirme bien conmigo misma, tener mis necesidades básicas satisfechas y el amor de mis seres queridos, me basta y sobra.
Respecto al blog, además del de Borrasca tengo otros dos, y ni me va ni me viene lo que piensen de mí o las razones por las cuales los visitan, o si dichos blogs son exitosos o no.

En todo caso y sea cual sea el tonito en el que te refieres a mi casino, te agradezco que me hayas tenido en cuenta al redactar tu entrada.

Besos borrascosos

Novicia Dalila dijo...

Rriver, muchas gracias por la tremenda explicación. Yo ya te dije lo que pensaba y una vez entendida tu intención, no tengo más que añadir, sólo darte las gracias.
Igual que la Stormy, que es tan agradecida que me dan ganas de pegarla un bocao o algo :P

Un beso a los dos

lisebe dijo...

Bueno pues aunque tarde, aquí estoy!!!!

Rrio despues de dejar las penas a un lado, y leido detenidamente este post, jajaj, me hace gracia, porque me parece de lo más antropológico, la diferencia entre mujeres y hombres es evidente, entre pensamientos también, entre ideas ni que decir, y todos seamos hombres y mujeres tenemos esa parte de sensualidad que a veces no sacamos a pasear.
Por lo tanto, me parece genial el punto de vista que yo diria de definiciones sociológicas.
A mí no me molesta lo más mínimo que me digan que soy sensual, considero que es algo muy bonito a destacar en el ser humano (sea hombre o mujer) Aunque entiendo la posición de Novi.
De hecho mi otro blog es A flor de piel y no tiene nada que ver con el Lisebe. Y diria que abre puertas a las posibilidades que tenemos TODOS de ampliar nuestros HORIZONTES.

Besitos Rrio y gracias por tu apoyo!!

Novicia Dalila dijo...

Lisy, yo creo que no me he explicado bien.
A mí no es que no me moleste, es que me encanta (o me encantaría) que dijeran que soy sensual, lo que no soporto y nunca aceptaré es que nadie piense que mi única aspiración en esta vida es ser sensual y mantenerme ahí (y sólo ahí) a toda costa....

Claro que somos diferentes de nacimiento...Somos complementarios de manera natural, pero de ahí a la diferenciación en temas sociales hay un abismo y es donde hay que luchar.

Un beso

lisebe dijo...

En eso estoy totalmente de acuerdo Novi!!, el hecho de ser mujer no ha de estar coartando nuestras aspiraciones en la vida.. igual.. es que no he entendido el trasfondo.

En cualquier caso, reivindicando o no nuestra posición en esta sociedad.. yo no me cambio por un hombre, y pienso que tu tampoco.

Luchar ni me he parado en este tema, porque considero que es algo que nos viene desde que nacemos.. las mujeres luchamos por todo.. y antropologicamente (menudo palabro) somos las que conseguimos que la especie continúe y no me refiero en el aspecto sexual y llano.. sino en el aspecto puramente científico ..

Es así como la supervivencia de la humanidad ha sobrevivido, no solamente por ser úteros andantes.. sino por ser seres con la capcidad de sobrevivir, más extensamente. Claro está que para el otro sexo dpendiendo de la cultura seamos eso precisamemte uteros andantes..!

Nunca me he referido a esta obviedad..el que he querido decir es que ser diferente al hombre nos hace UNICAS y sobretodo en muchos aspectos de sobrevivencia superiores..

Todas somos UNICAS he INIMITABLES.

Besitos Novi y Rrio

Caballero Negro dijo...

Andaaa, Rrio, tronco, que luego te quejas. Todas a tu alrededor: eso sí es un exito. Ya me gustaría pillar tamaña expectación.

Ves, eso es lo que te pasa por salirte del tema del blog "intimo y personal" (como las compresas ;-) y entrar en la pantanosa arena de las generalizaciones...

No te voy a defender del acoso de las hembras. El articulo es tuyo, tu te las compongas. A ver si aprendes para la próxima...

Novicia Dalila dijo...

jajajjajjajajajajajaaja

Pobre Rriver... De esta no sale entero

Un beso a tooooooooooooooodos y buen finde

lisebe dijo...

De todas maneras .. entre nosotras Rrio siempre suele haber consenso, y más tratándose de Novi y yo.. Así que Caballero es que tienes envidia???

Besos y buen finde

Valeria dijo...

De todas esas aspiraciones tópicas ¿por qué son tópicas, no? me quedaría con el dinero. En esta sociedad el dinero da libertad, y es el único que no traiciona.

Los objetos no suelen traicionar. Las personas y los atributos, sí.

Los atributos desaparecen, o envejecen, o chochean, o un día responden y otro no... O cotizan unos cuando tienes otros, o cotizan otros cuando tienes unos... y bla, bla, bla, bla, bla

A no ser que alcancemos la robotización y los atributos sean eternos.

Las personas tienen flancos, demasiados flancos, y no son fiables. Necesarias, siempre necesarias, pero nunca fiables.

Es cierto que las diferencias biológicas son las que son, pero lo inexplicable es que les hayamos conferido categorías sociológicas. O sea, tú a Boston y yo a California. Por los siempre jamases.

Hoy gasto un sarcasmo de Mercadona pues me siento incapaz de entender lo que es el éxito.

Los triunfadores se quejan, los perdedores se quejan, los empatadores se quejan... Todo el mundo se queja porque no existe la maldita redondez en algo. Siempre está abollada.

Los bollos de los triunfadores, son los peajes del éxito; pérdida de anonimato, inseguridad física por temor a agresiones o secuestros, no saber distinguir si los quieren por ellos mismos o por su éxito, envidias, traiciones, difamaciones... la lista es larga.

Los bollos de los perdedores son la exclusión, la miseria, la soledad, la dependencia de la protección pública, la humillación, la autoestima en el subsuelo... la lista también es larga.

Los empatadores son mayoría. Ni frío ni calor. No constarán en las enciclopedias, pero tampoco harán cola en los comedores sociales. No colgarán sus posters en las habitaciones de adolescentes, pero tampoco acabarán en la fosa común; tendrán su nichito decente con nombre y todo.

Yo sigo prefiriendo que el éxito no se democratice y que siga siendo opcional, aunque haya tongo, que lo hay. Eso sí, el dinero que no falte.

Rrío dijo...

Valeria, me ha encantado tu comentario. ¿Sabes?, tiene la dulzura de algún país sudamericano que desconozco. Tu nombre me recuerda a un antiguo amigo de la infancia, ahora transmutado en Felix, no sé si por amor o envidia.

Es largo y tendido como si fuese un artículo en si mismo. Como parece que no tienes blog propio, te agradezco profundamente la gentileza de exponerlo aquí.

No quiero pues que una palabras apresuradas desmerezcan la profundidad de las tuyas, cosa que haré, pero más adelante.

Recibe pues un caluroso abrazo de bienvenida, y espero que de permanencia, a éste blog.

Siempre a tus pies,

Rriver of Life.

Valeria dijo...

¡¡¡Jajajajajajajajaja!!!

Si hay una cualidad que valoro por encima de ninguna otra -con excepción de la bondad ya que no soporto la maldad verdadera- esa es sin dudarlo el sentido del humor. Por encima de la inteligencia y la cultura.

Una persona divertida tiene un millón de posibilidades más que una persona inteligente y culta pero aburrida.

Aunque ninguna cualidad tiene que ser excluyente de otra. Quien posea el triunvirato + bondad, tendrá la panacea.

Tu respuesta me ha parecido ironía pura. O burla solapada. O ambas cosas.

No tengo (ni tendré) blog ni nada propio digno de mención. Mi paranoia se agudizaría con sospechas sobre intenciones irreales de mis hipotéticos/as visitantes.

Internet ofrece una comunicación distinta a la de la realidad y sin embargo he comprobado con estupefacción que la mayoría de internautas pretenden que sea la misma. Lo respeto, pero no lo entiendo. Ni comparto.

Mi alias no es mi nombre. Tampoco me identifico con el real.

Te has superado cuando comparas mi jocoso comentario con un artículo. No creo que la extensión (lo mío no es la síntesis) sea suficiente para categorizar la condición de artículo.

Me gusta este blog, porque hay dos autores, o dos haciendo de tres, o uno haciendo de todos, que adoptan roles muy singulares.

Uno cercano y conciliador (no diré cuál) y otro que va de “sobrado” un tanto arrogante y pretencioso (tampoco diré cuál) pero que tal vez sólo pretenda provocar; prefiero pensar eso, a que pretendiera “ningunear” a visitantes o comentaristas. Aunque también estaría en su derecho de ningunear a quien le apetezca. Incluida a mi mismidad, por supuesto.

Otra cosa es que yo me dé cuenta y me rebote, y me lance a generar una polémica que aburriría a las ovejas. En ese caso se impondría la juiciosa censura por parte de los dueños del garito.

Lo de volver por aquí dependerá de vuestra hospitalidad.

Para evitar idealizaciones chorras (que seguro que no las hay pero como el chiste del “gato”, por si acaso) digamos que en mi caso, de dulzura nada de nada, más bien soy una mezcla de Woopi Goldberg y una histriónica Glenn Close en 101 dálmatas. Un híbrido descatalogado y no reeditable.

Suscribete a Before the dark