La chica que soñaba...

Cursiva
... con una cerilla y un bidón de gasolina. El libro lo empecé pero no pude seguir. Demasiado duro, demasiado violento, demasiado estremecedor. Lo cerré y lo dejé en la mesilla, un día, otro. Entonces, una noche antes de dormirme, lo volví a abrir, al azar, por algún lugar cerca del centro (era un buen tocho).

El polícia acababa de ser nombrado para investigar dos misteriosos asesinatos. La descripción de los personajes era precisa, vibrante. La acción me absorbió, el misterio me llevó a devorar página tras página, a pesar del sueño, mientras iba descubriendo poco a poco el entramado; ignorando el hecho obvio de que había entrado en el teatro cuando la obra ya había pasado el descanso.

De pequeño me gustaba leer novelas de intriga, misterio y enredo. Recuerdo especialmente Rocambole y El Conde de Montecristo. Rocambole se hizo tan famosa que derivó la expresión "rocambolesco" para reflejar aquello que es enrevesado y complicado. A mi me fascinaban las vueltas que daban las historias y la tensión constante que suponía no saber qué iba a pasar a continuación.

Después surgieron algunas novelas que se hicieron famosas, también con la complejidad y el misterio como elementos atractivos para las masas. El nombre de la rosa fué quizás la primera que recuerdo de este renacimiento. El ocho, mucho más reciente, y hace poco El código da Vinci. Se prestan mucho a ser pasadas al cine. Pero siempre pierden en el traslado, por muchos motivos, pero para mi el principal es que el cine deja mucho menos espacio a la imaginacion que la novela escrita.

La serie Millenium, del escritor Stieg Larsson, es muy singular: el autor murió al poco tiempo de entregar al editor el tercer tomo y antes de ver publicado el primero. La heroína es una mujer que ha sufrido mucho de pequeña y se ha endurecido tanto que apenas deja entrever sus sentimientos. A pesar de ello, es una superdotada, pero que ha conseguido pasar por una tarada mental. Especialista en disfraces, tecnología, lucha cuerpo a cuerpo. Algo así como un "James Bond" en chica.

Ahora que sé el final del segundo tomo, dudo entre comprar el tercero o enterarme del principio de una historia de la que ya conozco el final.

¿Podré resistir la tentación?

8 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Yo de ti pasearía de puntillas por estos best sellers para no dejarse tenatra por sus peligrosos encantos y me sumergiría en la piscina de los clásicos del misterio donde siempre hay algo más de porfundidad.

Borrasca dijo...

No te resistas, si te gusta al género disfrútalo a tope...

Besos borrascosos

Novicia Dalila dijo...

Rriver, te pasa exactamente como a mi.
Creo que hay un momento específico para cada lectura. A veces, a mi por lo menos me pasa eso, te apetece algo ligerito, que no te de por comerte el tarro... otras veces necesito algo más intenso, que me conmueva mucho por dentro... Otras algo que no se parezca en nada a mi realidad para poder volar donde las páginas me lleven y sin embargo, otras veces, necesito ver mi vida escrita en el papel...
También he empezado algunos libros y a las pocas páginas me he dado cuenta de que no era el momento de leerlo. No me enganchaba. Así que lo dejo para después.
Otras veces, muy activa, he leído 3 libros a la vez. Cada noche cogía el que más me apetecía...
Cuanod un libro me engulle y me meto absolutamente en la historia, cuando lo acabo necesito una moratoria para asimilarlo, para salir de él. No puedo empezar otro inmediatamente. Necesito seguir saboreándolo. No sé si me explico bien....
Así que mi sugerencia es que leas lo que te apetezca. Si quieres conocer el origen de la historia, cómpratelo y leelo... Yo lo compraría aunque no fuera para leerlo inmediatamente. Seguro que más adelante te apetecerá conocer el principio.
Todas las historias pierden al pasarlas al cine. Aparte de la imaginación que le aporta el lector, creo que, en ese caso concretamente, 1000 palabras valen más que una imagen. Sólo he visto dos películas que mejoraban el libro: "Los santos inocentes" y "El principe destronado", los dos de Delibes. Debe ser que los libros de este hombre dan para buenas películas....
"Las cenizas de Ángela", un libro que me enganchó y me hizo reir y llorar a partes iguales, cuando ví la peli me pareció muy correcta, muy ajustada al libro. No me decepcionó... Las demás adaptaciones al cine que he visto, todas mediocres.

Un beso y buen finde, Rriver.

p.s. Perdón por el comentario tan largo.

lisebe dijo...

Pués mira ya que lo comentas Rrio, yo leí el Ocho, pasé del Codigo D Vinci para leer Imprimatur, y para intriga y suspense Angeles y Demonios del mismo auntor del Codigo da Vinci, que no tuvo tanta pompa, pero es mucho más bueno, te lo aseguro..

Besos y perdón por pasarme tan tarde y hacer este parentesis de lecturas bloggeras.

Rrío dijo...

He empezado el libro... lo leeré hasta la mitad, completándolo.

Doctorcito: la palabra es evasión. Lo sabes muy bien. Hace poco en tu Blog salió el tema. Hay que perdonar a la sufrida clase trabajadora por aceptar vivir las vidas de los otros, ya que las suyas son tan insustanciales...

Borrasca, las tormentas en un mar embravecido me encantan... sobre todo cuando las ves desde la cómoda y acogedora cama tapado con un buén edredón...

Novicia, para escribir hay que alimentarse leyendo antes, igual que primero hay que comer para luego poder... estooo... el símil no ha salido por donde quería. Vaya.

Bueno podemos acudir al viejo símil de siempre: el sexo. Así que, Dalila, te lo haces con tres a la vez... no esperaba menos de tí. Ya veo que te metes completamente en él. Necesitas seguir saboreándole... mmmmm.

Acepto tu sugerencia de hacerlo siempre que me apetezca.

Y estoy de acuerdo en que verlo en el cine no es lo mismo que practicarlo directamente.

Por cierto me acabo de acordar del chiste del aparcamiento:

"¿Sabes porqué las mujeres aparcamos tan mal?"

"Porque siempre hemos pensado que veinte centímetros era ésto:
-------------------------------"

En fin, que no es lo mismo que te lo cuenten a que lo palpes en vivo y en directo.

Lisebe, te perdono, pero tienes que hacer de penitencia veinte padrenuestros y una avemaría, o bien, como la cosa va de sexo, como castigo alternativo una noche de sexo loca, lo que tengas más a mano.

Por cierto al reempezar el libro me acabo de enterar que la protagonista es bollera... aunque le da también a los tíos... o sea una todo terreno. Esto se pone interesante...

Caballero Negro dijo...

El señor rrio se ha colado con el chiste. Dícese así:

"¿Porqué las mujeres aparcan tan mal?"

"Porque siempre les han dicho que veinte centímetros era ésto:
<------------------------------->"

(se debe señalar con la mano derecha el espacio entre los dedos pulgar y corazón, separados diez centímetros)

Ea!

Novicia Dalila dijo...

Veo, con absoluta satisfacción, que la primavera te/os tiene alteraos. ¡¡¡ME ALEGRO¡¡¡

el chiste ya me lo sabía... cuéntame otro, anda :D


Besos

Daniel Fuente dijo...

Hay un escritor español, especializado en Novela Historica que es francamente bueno (por lo menos para mi), se llama José Luis Corral. Ha escrito la biografia en tono de novela de muchos personajes y situaciones, El Cid, Gengis Khan, Numancia, Atila y muchos otros. El problema de este hombre es que no se "beneficia" a alguna famosilla, entonces no le conoce casi nadie. Pero es francamente bueno y "producto nacional".... Que la Fortuna os sea propicia.

Suscribete a Before the dark