Alma gemela


Hoy te voy a decir
una cosa de tí, amiga

Conjeturas escasas,
restos de una visión oriental

Duras palabras
Una fría habitación
Fué todo lo que nos unió

Equilibras tu cuerpo 
sobre una estrecha pasarela

Ignoras la llamada
de los secretos que allá abajo te esperan

Duras palabras
Una fría habitación
Fué todo lo que nos unió

Pero dentro de tí 
hay un fuego que busca reventar

Una música poderosa,
un brillo multicolor

Duras palabras
Una fría habitación
Fué todo lo que nos unió

Nuestro mundo es así,
si te hablo a tí me hablo a mí, amiga

Nuestro puente en el vacío
se tiende por si mismo, Alma gemela

Alma gemela
No pudiste sonreir
Encerrada en tu torre de marfil

Turquía, 1985 

4 comentarios:

corsario sin patente dijo...

Hermosa, hermosa, hermosa esta poesía.

Borrasca dijo...

Me encantó tu poema y la foto de la vela también me parece espectacular.

Besos borrascosos

Novicia Dalila dijo...

A veces una habitación fría y duras palabras pueden unir dos almas mucho más que cualquier otra cosa...

Un beso, Rriver

Rrío dijo...

Bienvenido, Corsario. Me han encantado tus fotos del mar embravecido en tu blog.

Gracias a las dos, Borrasca y Novicia.

En realidad la historia fué menos rosa de lo que parece, Novicia. Sobre todo la frase final: en realidad nada más que la habitación y algunas palabras desagradables para mí. Ya me hubiese gustado otra cosa, pero...

Suscribete a Before the dark