El año que vivimos peligrosamente

La vida te dá sorpresas, sorpresas te dá la vida,  ¡ay, Dios! (que cantaba Rubén Blades)

Si todo sigue así, este año voy a terminarlo con tres divorcios: el primero con mi mujer, el segundo de mi mejor amiga, y el tercero con mi jefe. Si me lo dicen al empezar el año, no me lo creo.

De los tres, el único que he buscado (con mi jefe), va a ser a la postre el más liviano y satisfactorio. Quizás porque entre hombres esas cosas se llevan con menos emotividad, más friamente.

Hace ya tres años estoy con él. Al principio fué duro, pero pensaba que se trataba de una época de aprendizaje. Me dí un plazo de un año para adaptarme y empezar a rendir "al 100%".

En el segundo año, las cosas no fueron mejor. En realidad se complicaron aún más. La frenética actividad del día a día sin embargo amortiguó o quizás enturbió mi visión y no me dí cuenta de que las diferencias y problemas constantes no eran coyunturales. 

Tampoco me dí cuenta de que poco a poco ibamos teniendo cada vez más trabajo, o mejor dicho, más presión, y menos medios para realizar las tareas eficazmente. 

El tercer año tampoco ha sido mejor. Se cruzaron las elecciones, una cortina de humo más. Tras ellas la cosa no mejoró. Movidas constantes salpicadas de broncas por cualquier detalle.

Siempre puse mi mejor voluntad sobre la mesa, pero debo reconocer que mi jefe combina un autoritarismo a ultranza con un deseo de perfección suma. No puedo decir que me motive el hecho de no poder tomar ninguna decisión, o mejor dicho, de que todas mis propuestas acabasen en la papelera, y por otra parte se castigue y reproche cualquier inexactitud o tardanza.

Si fuese mal pensado, en ocasiones podría haberme sentido víctima de mobbing: encargar tareas absurdas, tareas por duplicado (a mí y a otro a la vez, sin saberlo yo), tareas que no me competían, y que no podía hacer al carecer de la información precisa.

En una ocasión estábamos en su despacho el, y yo, y otra persona, hablando de uno de los proyectos. De repente, sin venir a cuento, me dijo "¿Y tú de qué te ries? Siempre riendo riendo sin venir a cuento". La verdad es que no era yo consciente de estarme riendo de nada. Es posible que una sonrisa iluminase mi cara, y tal gesto no fuese de su agrado.

El colmo fué hace un mes. En una reunión con mucha gente, unas quince personas, empezó a comentar un cambio en nuestras actividades. La gente se quejaba, pues era más trabajo, ya que las nuevas actividades se harían sin dejar las anteriores. En un momento dado, me encargó una tarea urgentísima, y le dije que la haría cuando pudiera (era viernes por la tarde) pensando en hacerla el lunes a primera hora. Montó en cólera y me llamó "chulito", supuestamente por no querer dejarlo todo inmediantamente y ponerme en ese mismo instante a cumplir sus órdenes perentorias.  (dicho sea de paso, era imposible hacerlo el viernes por la tarde porque el administrativo que tenia los papeles no trabaja el viernes por la tarde).

Era un trabajo bonito. O mejor dicho, podría haber sido bonito, de haber tenido más tiempo, más recursos, más autonomía. Y sobre todo de haber sido reconocido -algo- el esfuerzo,  de haber recibido alguna palabra de ánimo o aliento, de haber recibido apoyo, aunque fuese de pascuas a ramos. Pero como digo todo trabajo por interesante que sea se puede convertir en algo feo si su desempeño diario es casi una tortura y un sobresalto.

Así que seguramente con el cambio de año llegará un cambio de trabajo... a ver qué nos depara. 

(De los otros divorcios hablaré en sendos posts... no conviene mezclar churras con merinas.)

6 comentarios:

Félix dijo...

Menos mal que no eres mal pensado, pero como lo pintas… a las cosas hay que llamarlas por su nombre, nos guste o no. Esto del “mobbing” debe ser el deporte nacional.
Me ha gustado lo de “chulito” y yo sin saberlo: “Rrio Chulito”.
A mí me han tocado “joyitas” como esa, pero tengo la suerte de tener mayor autonomía y la razón de mi parte, así como la eficacia, pero visto lo visto, el panorama general es muy parecido.
Pues ya sabes… año nuevo, vida nueva, problemas nuevos y, evidentemente, soluciones nuevas, aunque mientras llegan todo se ve un poco más oscuro. Consuélate, en Nihon tenías que hacerte “sepuku” que era mucho más desagradable o invitar a tu jefe a una ración de pescado crudo al terminar el trabajo.
Mientras no te divorcies de ti mismo no estará mal el asunto, siempre te quedará una respuesta, la que generalmente encuentras y esa, siempre, es genial.

Novicia Dalila dijo...

Lo siento Rriver. Espero que esto no suponga un desastre en tu vida, porque según están las cosas, es muy arriesgado ahora quedarse en la calle. Espero que tengas un plan "B".
Yo también estoy hasta los mismísimos de jefes bocazas y que además no reconocen los méritos de sus colaboradores. En mi empresa es difícil, si no imposible, que te digan que has hecho algo bien, aunque les hayas ahorrado un montón de dinero... Es como si nunca llegases. Surge un problema, lo solucionas como puedes, te parece que has dado en el clavo, y cuando se lo cuentas al jefe, tú realmente orgullosa de tí misma, resulta que se te había olvidado tal o cual cosa, y no está perfecto... En lugar de felicitarte por haber resuelto, te echa en cara lo que te ha faltado... Es siempre así.
Sin embargo, equivócate.... aparte de la bronca del momento, es algo que te va a acompañar de por vida...
En fin, Rrio, que espero de corazón que esto no sea más que un tropiezo y que tu vida personal no se vea afectada más de lo que imagino.

Un beso y mucho ánimo. De corazón.

lisebe dijo...

Rrio:

Siento mucho tus males de cabeza, y piensa que sé de que hablas.

Pero pensando en positivo, he de decir, que nada viene porque sí, todo tiene un por qué, un como y por desgracia un cuando, y para bien he de decir que pensando en el futuro, siempre es bueno: 'creerse mejor que nadie y el mejor en todo', eso es lo que abre puertas, creeme, lo digo yo que soy autónoma un montón de años y menos mal que a pesar de lo mal que dicen que estan las cosas a mí nunca me ha faltado el trabajo, así que te deseo de todo corazón que este nuevo año te depare TODO LO MEJOR QUE TE MERECES, porque en realidad es lo que se necesita, pensar en positivo para que todo te vaya "rulado".

Hay refranes y tópicazos que lo dicen todo: "al mal tiempo muy cara" "no hay mal que por bien no venga" (o quizás es al revés) sea lo que sea, todo es válido ante cualquier curcunstancia.

Pero yo te deseo de corazón que como dice la canción "que te vaya bonito", y de lo demás cuando hables en los siguientes posts, ya diremos el qué.

Se dice que de las experiencias se aprende o bien que empiezas a ver la vida desde otro prisma, sea lo que sea, nunca es peor que cuando te encuentras en "jaque y mate" que es la realidad de la que partimos quizás una gran mayoria de los mortales, morimos de un trabajo, un matrimonio,una vida y empezamos algo nuevo...

Así que ánimo amigo, que el que más o el que menos podemos hablar de nuestras experiencias personales y podríamos escribir quizas unos cuantos Best Sellers, pero como no es el caso tan solo te digo:
¡Animo que estamos aquí aunque sea en el ciberespacio, para lo que gustes y necesites !

Un beso Rrio y lo dicho hasta que tu quieras , Bon Nadal

Rrío dijo...

Huy que bonitos comentarios... Gracias gracias gracias

En la Administración, y en un puesto como el mío, hay que apechugar con muchas cosas.

Reconozco que he expuesto aquí el lado melancólico y nostálgico. No todo es tan malo. Por ejemplo me siento muy valorado por mis compañeros. Además, y a pesar de lo mal que lo pasamos dentro, desde fuera se nos vé con admiración, como un ejemplo para otros. Somos lo que se da en llamar "unos conseguidores". Pero en definitiva, y como dije al principio, donde hay patrón no manda marinero, y si mi jefe no me quiere, pues a buscarme otro.

Oportunidades no me faltan. De hecho me voy (si todo se desarrolla como debe, el 1 de enero estaré en el nuevo destino) a un lugar que tiene varias mejoras objetivas: algo más de sueldo y más cerca de mi casa. Que en los tiempos que corren es sencillamente magnífico.

Bueno ya iré contando mis impresiones.

Ah y para rematar optimistamente, en agradecimiento a vuestros comentarios, me voy con mucha ilusión, y todo cambio es siempre una oportunidad de mejora y aire fresco.

MUCHOSBESOSASALOSTRES

MUA!

lisebe dijo...

Vengo de nuevo por aquí Rrio:

Ahora ya recuperada de mis dos noches de insomnio, que han sido terribles, ya te he dejado un comentario en el post en mi blog, de todas maneras quería hacerlo desde aquí también.

En cuanto a la entrevista de radio es un experimento de Juan (LUZ DE GAS) y sí me entrevistará desde su blog mañana a las 3 de la tarde, así que si quieres reirte un poco de los nervios de los dos, ya sabes LUZ de Gas a las 15 hs.

Ah y no sé si te has dado cuenta de que por cercanía proximidad y un largo etc etc etc tienes el premio para poner donde tu quieras. OK??????

Besos multiplesssss ahora ya recuperada y decansada !!

Novicia Dalila dijo...

Os deseo a todos una felices fiestas y todo lo mejor para el próximo año. Que os sea propicio, que no tengais que echar a nadie de menos, que podamos compartirlo.

Un beso y gracias siempre

Suscribete a Before the dark