Obsesiones de un miedoso complusivo



Debe de ser que desde aquel desgraciado incidente en que perdí todos mis miembros (menos uno!) me he vuelto un miedoso compulsivo. Hoy he asistido a una entrevista de trabajo, en la que han salido a relucir todos mis miedos.

He salido diciéndome: no me gustaría tomar la decisión de quedarme en mi trabajo actual por miedo al cambio, pero tampoco quiero tener que moverme por miedo a recibir más broncas de mi jefe.

Entremedias, la ofertante, para mayor complicación es amiga mía, y ha ejercido sus dotes seductoras para convencerme de que debía irme con ella. En un momento dado he llegado a decir "tengo miedo de que si te conviertes en mi jefa, dejes de ser mi amiga".

La lucha contra mi condición de miedoso complusivo me ha llevado a buscar algunas salidas. Tengo varios libros sobre el miedo, como el de José Antonio Marina: Anatomía del miedo, pero mi favorito es NoMiedo, de Pilar Jericó, que tiene incluso un maravilloso Blog.

La verdad es que mis miedos son muy de andar por casa. Para miedos, los del profeta desesperante de La Vida de Brian:

"Y en verdad os digo, que habrá rumores de que las cosas van mal. Y se producirá una gran confusión entre las gentes. Y nadie sabrá dónde está nada. Y nadie sabrá dónde están... esas cositas que llevan una base de rafia y una especie de correa. En esa hora, el amigo perderá el martillo de su amigo. Y los jóvenes no tendrán ni idea de... de dónde están las cosas que sus padres... que sus padres habían guardado allí la noche antes, a eso de las ocho. Está escrito en el Libro de Amadeo. ¿Alguien lo ha leído?"

Y nadie sabrá dónde están... tus ahorros... Suena a crisis apocalíptica mundial, ¿no? Si es que todo está inventado...

Pasa como los deseos de libertad de Novicia Dalila. Novicia, todo es relativo. Uno cree estar prisionero cuando en realidad, comparado con otros es libre como los pájaros. Y si no, fíjate lo que le dice Ben el prisionero a Brian, según le encierran en la celda:

"¡¿Qué tú lo has pasado mal?! ¡Yo llevo aquí cinco años colgado, y no me pusieron boca arriba hasta ayer, así que no me vengas con historias!"

Una simple cuestión de puntos de vista.

Yo personalmente creo que no es necesario pisar el acelerador para disfrutar intensamente de la vida. Me viene a la memoria el chiste de los toritos:

El torito y el toro están en lo alto de la colina, mirando a las vacas pastar tranquilamente por el prado. El hijo le dice al padre:

- Papá, papá, papá, ¿vamos corriendo y le tocamos una teta a aquella vaca??

Y el padre le responde:

- No hijo, no, vamos andando y nos las follamos todas!!

(encontrado en El Sexo y las posiciones ante la Web 2.0)

Ea!

16 comentarios:

lisebe dijo...

-Vivir con miedo es vivir a medias.

-El miedo es la excusa para no intentar algo

-No hay peor miedo que el que construye uno mismo

- La mejor manera de vencer el miedo es enfrentándolo.

-Uno mismo crea lo que teme....

Aunque sean meras frases son la pura realidad, en definitiva.
El miedo es humano.

Besos

Novicia Dalila dijo...

Caballero, me pillas hoy muy jodida (en el peor sentido de la palabra) y una de dos: O me enrollo y me tienes que eliminar el comentario, o apago y me voy.
Voy a intentar decir unas cosas. Empiezo por lo bonito:
1) Hace una semana volví a ver la vida de Brian... Una genialidad como hay pocas (El día anterior me ví por 5ª vez el jovencito Frankenstein- Vamos, que estoy en regresión) y me reí un montón, como siempre, a pesar de las similitudes que tu apuntas con la situación actual.
Hoy mi jefe nos reúne para "decirnos algo"... Ha adelantado que "nada bueno"... yo me espero lo peor. Y tengo miedo. Muchísimo miedo. Miedo de verme, después de 20 y pico años aquí trabajando, en la calle, con la situación como está ahora de chunga, con esta edad... Un muy querido amigo mío me regaló hace un par de años el libro de autoayuda "quien se ha llevado mi queso"... Ideal para afrontar los cambios de tu vida, para salir adelante frente a las adversidades... Creo que esta noche me lo voy a volver a leer porque me temo que voy a necesitar una inyección de fuerza para salir de esto que se me avecina...
Lo de "pisar el acelerador" era, como puedes imaginar, una metáfora. Yo sí creo que todos necesitamos en algún momento romper con todo y salir corriendo. Yo lo he deseado muchas veces. Correr sin mirar atrás ni un poquito... Nunca he tenido el valor suficiente para que eso fuera definitivo. Sólo escapadas puntuales que me dieron un respiro... Tampoco creo que deseara desacerme de todo lo que en esos momentos ocupaba mi vida... Sólo quería perder de vista lo que me alienaba, lo que me tenía completamente desilusionada... No sé. Es complicado todo y es muy difícil estar segura de todo...
Tengo miedo. Eso si que lo tengo claro.

Gracias por volverme a incluír en tu post. Me siento especial así.

Un beso a todos.

Faroni dijo...

Ahora no tengo tiempo, envío esta noche el comentario y vas a saber lo que es tener miedo.

Novicia Dalila dijo...

Sigo, que se me había olvidado una cosa.
Obviamente, soy consciente de que lo mío es jauja comparado con lo de otros. Y esto sin tocar los que ven a sus hijos morir de hambre o enfermos sin poder hacer nada para evitarlo. Sé que hay gente menos afortunada que yo, pero eso no me consuela. No me conformo Caballero. No puedo. Mi forma de ser me lo impide. Me moriría sin remedio si me quedara sin hacer nada por ser un poco más feliz.
Ya si he acabado (creo)
Por si acaso no... Hasta luego

Caballero Negro dijo...

Ya ves Novicia, si es que no sé de que coño tengo miedo: al fin y al cabo, soy funcionario. No me pueden poner de patitas en la calle. (Pero sí me pueden echar de mi puesto actual: es de libre designación).

Si te digo la verdad, incluso cuando trabajaba en la empresa privada, nunca me preocupó demasiado "el empleo estable" y sigo pensando que, desde el punto de vista de la motivación, no es demasiado buena tanta estabilidad.

Pero los leguleyos argumentan que la estabilidad no tiene nada que ver con la productividad sino con la independencia del poder administrativo respecto al poder político. O sea para evitar que un cambio de gobierno cambie los funcionarios de turno por otros más amigables.

Bueno ya me estaba yendo por las ramas.

Oye otra cosa, nadie te pide que te pares, sino que disfrutes del paisaje. La sociedad actual (occidental) prima demasiado los resultados: para ir de A a B hay que elegir siempre el camino más rápido, llegar lo antes posible. En las carreras de motos y de coches, el que llega antes es el héroe. Hay una expresión que lo ilustra "ir quemando etapas".

Pero la forma de pensar oriental es muy diferente: el camino, el recorrido, es tan importante, puede que más, que el destino. Kavafis (siempre Kavafis) lo explicaba tremensamente en el Viaje a Itaca.

Yo comulgo más con ésta filosofía. No en vano siempre entro en la piscina poco a poco: nunca me tiro de cabeza. Para lo bueno y para lo malo, soy así.

Bueno Novicia, ya sabes lo que yo siempre digo: en el corazón de todas las crisis se encierra siempre una gran oportunidad. Así que ¡aplícate el cuento!.

Lisebe: los miedos están ahí. Todos los tenemos. Pero mi lucha es, primero, por darme cuenta de ellos (Pilar Jericó dá muchos trucos en su libro) y segundo, intentar que no sea el miedo el que tome las decisiones por mí.

Y aquí, el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra...

Por cierto, al hilo de la película Life Of Brian: Esta semana mi hijo pequeño y yo nos hemos reido a mandibula batiente la hora y media que dura. Humor que no caduca, la pelicula es de hace veinte años, pero se aplica por igual a nuestras neurosis actuales.

Ea!

(Joer vaya chorro de comentario, luego soy yo el que va diciendo por ahí eso de Poco y Bueno :P)

Novicia Dalila dijo...

Caballero, no es por polemizar en balde, que sabes que no es mi estilo, pero te digo que es muy fácil hablar de retos, de motivación, cuando tienes la absoluta certeza de que no vas a perder el trabajo.
La estabilidad para mí supone el despreocuparme de una cosa, el trabajo en este caso, para poderme dedicar más a otras cosas que son más importantes, como es la familia, los amigos, el ocio... El trabajo para mí no es más que el medio que me proporciona la comida y el bienestar. Vale. Igual no soy ambiciosa en ese sentido, será porque en mi empresa es imposible ascender, pero solo quiero trabajar para vivir. Si me tocara mañana la loteria, un montonazo de pelas que me permitieran vivir sin currar, lo haría sin pensármelo dos veces.
Procuro disfrutar del paisaje, aunque reconozco que a veces he tenido mucha prisa por que pasara el tiempo y me perdía el camino. Tienes razón en eso. Pero ya sé que la felicidad no es la meta, sino el camino (lo escribí en un post hace nada y estoy por tatuármelo en algún lugar visible para que no se me olvide).... Sería inútil decirme que pare, porque no puedo. Yo siempre me tiro de cabeza al agua Blacky, y encima no sé ni guardar la ropa... Pero sabes? Igual eso me aporta el grado de riesgo que tu encuentras en los retos laborales... No sé. Es un poco complicado, y más por escrito... Cuesta explicarse y a veces entender.
Respecto a la vida de Brian, imagino el espectáculo en tu casa. En la mía pasó igual. Y con el jovencito Frankenstein era ya llorar de la risa... Son clásicos imprescindibles que conviene poner a los jóvenes para que entiendan por qué somos como somos (nosotros, digo, sus padres)...
En breve me bajo al meeting... ya veremos como acaba el día hoy.

Un beso y perdón por el coñazo de hoy.

Caballero Negro dijo...

Novicia, de coñazo, nada. Me emociona lo que dices.

Te deseo muchísima Suerte.

Ya nos contarás.

Bssssssssssssssssssssssssssssssssss

Blacky.

Faroni dijo...

¡Si es que así no se puede ir a la guerra…! Caballeros con canguelo, manuscritos de autoayuda, miedos de andar por casa, todo mezclado con deseos de libertad y algunas secuencias de cine.
Ya sé que Vd sabe, Don Caballero, que el artículo me ha gustado, pero si dejamos a un lado ese “gustazo” ¿con qué nos quedamos?
No me negará que es una “historia de cagaos” y que el lector se muestra confundido, no sabe qué papel debe jugar, cómo debe cambiar los pañales. A mí los únicos libros que me dan miedo son los de Monty James, alguno de Lovecraft y evidentemente los de autoayuda, esto último lo digo más por intuición que por experiencia ya que jamás he leído uno.
Y, fuera de los libros, lo que se dice terrorífico, pues…. ¡Qué quiere que le diga…! A lo mejor, estar encerrado en una jaula con Vd, Rrio, Novicia Dalila, Merce y algunos más, aunque posiblemente más que terror daría risa o sería lo más cercano a una película como la de Brian.
Y me despido de Vd, Don Caballero, hasta la próxima. Perdón, se me olvidaba, ya sé lo que puede ser más terrorífico: un callejón oscuro, una figura enorme y un caballero negro que se llame “Blacky”.

Claudia dijo...

Hola a todos, soy nueva en estas lides, pero me voy a atrever a decir algo.
Se que el miedo pasará, aunque no sea inmediato y que en otro momento volverá, es un círculo vicioso, y es que el que no tiene miedo de vez en cuando es que no siente, no ama, no recela, en definitiva no vive.

Todos tenemos miedo, y mucho mas a menudo de lo que nos gustaría pero hay que intentar superarlo, y se Caballero que aunque "Negro", pronto verás las cosas claras.

Bs.

lisebe dijo...

Perdoname Caballero:
Pero igual no entiendo lo que tu por tener miedo.

Para mi el enfrentarse a la vida diariamente ya es una causa fuerte para tener miedo, ya sea al dia a dia, trabajo y consecuencias, cambios personales, familia, etc... todos nos enfrentamos a ellos todos los dias, perdóname si por ello te digo algo que te moleste no es mi intención.

Pero la vida me ha enseñado algo, y es que si no te enfrentas a tus propios miedos, no eres capaz de enfrentarte a lo que la vida te expone dia a dia.

Por desgracia los años juegan a favor en lo que cuenta en experiencia, y desgraciadamente, aunque repetidamente metas la pata en las mismas cosas, siempre aprendes una cosa a enfrentarte a la piedra de diferente manera (cuando digo piedra me refiero a problemas) con eso quiero decir que esos miedos no son más que circunstancias, problemas leves a los que uno se enfrenta diariamente y que implica la responsabilidad que se "supone que debemos tener..."

Lo entrecomillo porque no para todo el mundo las prioridades son las mismas.

Y con eso dejo de dar la lata, permíteme que te diga que para saber enfrentarse a tus miedos no necesitas un libro que te indique como hacerlo, claro es mi opinión

Y perdóname si con ello digo algo que pueda incomadarte, pero es lo que pienso.

Besitos Canballero

Caballero Negro dijo...

Bienvenida, Claudia, empezar a atreverse a decir algo es un paso para superar el miedo a exponerse a los demás, al qué dirán. Caballero te agradece tu pronóstico de claridad. Espero que seas bruja y aciertes.

Lisebe, el miedo es una de las cinco emociones básicas, que provienen del cerebro límbico, también llamado reptiliano. Esto es lo que dice Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional: "En el caso del miedo, la sangre se retira del rostro (lo que explica la palidez y la sensación de «quedarse frío») y fluye a la musculatura esquelética larga —como las piernas, por ejemplo- favoreciendo así la huida. Al mismo tiempo, el cuerpo parece paralizarse, aunque sólo sea un instante, para calibrar, tal vez, si el hecho de ocultarse pudiera ser una respuesta más adecuada. Las conexiones nerviosas de los centros emocionales del cerebro desencadenan también una respuesta hormonal que pone al cuerpo en estado de alerta general, sumiéndolo en la inquietud y predisponiéndolo para la acción, mientras la atención se fija en la amenaza inmediata con el fin de evaluar la respuesta más apropiada."

Según esa definición, mira a ver si lo que sientes a diario es miedo... u otra cosa.

El miedo te puede salvar la vida. Pero lo que diferencia los humanos del resto de los animales (o debería) es la capacidad de controlar el miedo, y el resto de las emociones, para discernir cuando son necesarias y cuando son perjudiciales.

El miedo en sí no es un problema. El problema es cuando el miedo te domina y no eres capaz de pensar racionalmente, cometiendo errores.

Yo no tengo miedo todos los días. Pero este año he pasado por situaciones de verdadero miedo, y no han durado minutos, sino semanas. Menos mal que, no sé si por suerte o por habilidad, he esquivado los golpes más duros, y aunque aún la tormenta no ha pasado, creo que al menos no me arrastrará la riada. En eso coincido con Claudia.

Novícia, por ejemplo, dijo que tenía miedo a ser despedida. El trabajo para ella representa la vía de conseguir el sustento, y por ello el despido amenaza con poner en peligro la cobertura de una necesidad básica: la de comer cada día. Yo en su caso también tendría miedo.

Esta claro que ella ya tenía alcanzado al menos el primer nivel: era consciente de estar sintiendo miedo. El segundo sería controlarlo, de forma que este sentimiento no obnubile su capacidad de juicio y pueda pensar y reaccionar racionalmente.

Por cierto, Novicia, si te han despedido, quizás te interese visitar uno de los mejores Blog sobre promoción profesional: http://www.buscarempleo.es

A ver Faroni, si he entendido bien, a usted le da miedo leer libros, estar con gente (cuanto más pequeño el cuarto, más miedo), las calles oscuras y los caballeros negros. Joer pues tiene usted un problema. Porque salvo lo último, el resto de las cosas las tiene que hacer usted casi todos los días.

El colmo de los miedos sería estar en un cuarto oscuro con un montón de gente leyendo un libro. Pero le juro que si estoy yo en ese cuarto y le veo sacar el libro, me voy a liar a hacerle cosquillas hasta que le duelan los musculos esternocleidomastoideos.

Ea!

Novicia Dalila dijo...

Muchas gracias Caballero Blacky (manque el Farloni se acojone :P:P)... De momento seguimos en activo, aunque nos lo pintaron tan negro que pasearse por Before the dark es como estar a 1 kms. del rey sol.... Tomo nota y me guardo en favos la web esa que me has dejado, por si pasado mañana tengo que echar mano de ella..

Al Faloni le metía yo en el camarote de los hermanos Marx... así, como tratamiento de choque. Ibas a ver que pronto se le pasaba ese miedo...

Besos matineros (K)(K)

p.s. Faroni tiene cosquillas??? Donde??? Puedo yo también hacérselas?? ;)

lisebe dijo...

Vamos a ver Caballero estoy de acuerdo contigo en algo, que las sensaciones que provoca el miedo son reales, el hecho de que el miedo pueda hacerse amo de uno como persona es ahí donde discrepo.

Pués el miedo es controlable, y es más somos animales racionales pero sí animales a fin de cuentas, que además también tiene miedo de enfrentarse a los demás depredadores.
Que somos nosotros, depredadores con intelecto pero a fin de cuentas depredadores y de los peores que intentamos comernos a nosotros mismos los animales solo se enfrentan a otros animales para sobrevivir pero las guerras las hemos inventado los humanos.

Claro que es humano tener la sensación de ese sudor frio que te paraliza cuando no conoces la naturaleza de algo que por ello te asusta, igual que los animales se asustan delante del más grande.

Los cambios en la vida están llenos de retos desde cambiar de empleo a ciegas con lo que eso supone como el tener que cambiar de pais y enfrentarse a un entorno que no conoces en absoluto pero si nos dejáramos vencer cada vez que nos enfrentamos a estas situaciones, no existiría mundo.

De ahí que yo haya expresado la frase "no hay peor miedo que el que construye uno mismo" y no me negarás que así nos encontramos dia a dia la mayoria de los mortales.

A eso me refiero , claro que entiendo lo que es el miedo porque me ha tocado experimentarlo infinidad de veces como el hecho de cambiar de pais de un dia para otro y dejar a mi familia, pero nunca he dejado que el miedo me paralice y dirija mi vida " a eso me refiero"

Y claro que entiendo A Novicia con su situación pero vuelvo a decir lo mismo el miedo se combate cara a cara, el sentirlo es humano el combatirlo es racional.

Y ya no me enrollo más.

Besos

Rrío dijo...

En ajedrez, se dice que la amenaza tiene más fuerza que su ejecución. Es un principio básico, que gobierna el mundo.

Los políticos apelan al "voto del miedo". Bush ganó las elecciones apelando al miedo a los ataques terroristas. A los conductores se les amenaza con multas si corren en exceso, a los defraudadores a hacienda con inspecciones, a los funcionarios se les amenaza con el ataque de la Intervención General (en forma de un eufemístico "reparo").

Las bolsas se hunden por miedo de los inversores a perder el valor de las inversiones (lo que hace que las inversiones pierdan su valor). El empleado no critica a su jefe (bueno no en su cara) por miedo al despido. El opositor suspende el examen oral por miedo escénico. El enfermo de cancer sufre por miedo a la muerte (algunos dicen que por miedo al dolor que la precede).

El marido no pide el divorcio por miedo a perder todo por lo que ha luchado durante media vida. El trabajador no acude al trabajo por miedo al piquete de huelguistas. El delincuente miente por miedo a la cárcel.

El niño se mete en la cama de sus padres por miedo a la oscuridad.

Los peores miedos son aquellos que no sabes de donde vienen. Quizás, como dice Lisebe, porque vienen de dentro de uno mismo.

Bss a tod@s.

Faroni dijo...

¿Cómo pretendéis meterme en el camarote de "Una noche en la Opera" si ya estoy en él?

Novicia Dalila dijo...

Faroni,
porque yo tengo poderes limitados y no puedo ubicarte en las coordenadas exactas... Sólo te imagino ;)

Rriver, efectivamente, el miedo es un arma arrojadiza utilizada desde que el hombre es hombre para dominar, manipular y dirigir a sus semejantes. Está en cada uno dominar sus propios miedos y utilizarlos en beneficio propio, pero en mi opinión, el miedo irracional, las fobias, existen y son difíciles de controlar sin ayuda (del tipo que sea).
A mi me da miedo lo que dije el otro día, la falta de seguridad, sobre todo porque no vivo sola y tengo quienes dependen de mi, y antes que eso, tengo un miedo grandísimo a la enfermedad. Hoy por hoy, es lo que más miedo me da. Más que cualquier otra cosa.

Besos de martes a todos

Suscribete a Before the dark