MUJERES

Dos décadas, un poco más, negándome a pulsar una tecla y me piden que hable sobre “el papel de la mujer”. Tema peligroso para alguien que perdió voluntariamente el instinto de escribir, aunque era lo que más amaba.
Y yo que me declaro “avinaretista convencido” y aplico en todo momento el primer principio serafino debo responder a un reto. Y aquí no valen recursos literarios, ni estilos, porque la “mujer” en su sentido más amplio exige claridad y precisión, merece… honestidad.
Y me pide mi opinión… si mi opinión no es importante, apenas me sirve a mí. Pero bueno… ¡juguemos! Juguemos con las palabras.
Antes de leer “Bajarse al moro” me había dedicado a pasearme por todas esas casas a las que llamamos blogs y a conocer a las personas que en ellas habitan; unas me saludaban, otras hablaban sin contestar, monólogos infinitos, a otras había que descubrirlas bajo espesas capas de oraciones, pesadas disertaciones, críticas feroces sobre las más variopintas materias. Y yo, casi siempre, me quedaba perplejo, algo así como Mr. Hulot cuando ve crecer una ciudad incomprensible. Posiblemente hacía demasiado tiempo que no salía a conocer a las personas.
En ocasiones pensé, al visitar determinadas casas, que todo lo que veía no era más que un grupo de “penes con piernas” entablando conversación con “vaginas con ruedas” , intentando convertirse, ambos, en “posibilidades orgasmáticas”.
A estas alturas creo que la Seña Novicia se está desesperando, sus cuchillos afilados esperan ansiosos empezar a despedazar al pobre Faroni, pero antes hay que terminar de leer. Intentaré prolongar un poco más mi defunción.
¿el papel de la mujer?
Una regla, otra, otra, la próxima que llegará, la que no llega, la que no llegó, la última… pero una mujer es algo más.
Una ilusión, una llamada que no existió, o sí y nunca debió ocurrir, el silencio en el teléfono, esperar… pero una mujer es algo más.
Deseo, fantasía, sensualidad, secretos inconfesables, “si me dejaran a mí…”, una noche soñada, una desilusión, algo memorable… pero una mujer es algo más.
El médico, el ginecólogo, la peluquera, la señora de enfrente, mi mejor amiga, la familia, aquel pesado del Instituto, Miguel o como quieras llamarlo, todos los que la rodean… pero una mujer es algo más.
Un hijo o una hija, el que no llegó, el deseado, la renuncia, “ser madre”, libertad de elección… pero una mujer es algo más.
Planes perfectos, estrategias, dudas y miedos, “la muy zorrona…”, no sé qué hacer… pero una mujer es algo más.
La mentira que no es mentira, el secreto que no es secreto, confidencias, ¿sabes…?... pero una mujer es algo más.
El espejo, siempre el espejo, aquella arruguita de la derecha, una cana, coquetería, belleza, belleza interior, desaliño, descuido, “me da lo mismo”… pero una mujer es algo más.
Los planes de futuro, a partir de hoy va a ser diferente, el recuerdo y la nostalgia, la frialdad… pero una mujer es algo más.
El bañador, la talla, unas caderas, demasiados kilos, “me miran”, “me huelen”, “me ignoran”, un pecho racionalmente asimétrico… pero una mujer es algo más.
Podríamos seguir infinitamente y la clave del papel de la mujer no es lo que es, sino ese algo más que puede ser. Y sólo depende de ella, lo mismo podríamos decir del hombre, somos algo más que todavía no hemos conseguido.
Evidentemente una mujer no es lo que queda después de una liposucción, ni lo que había antes de una remodelación de nariz y labios… es algo más y tiene, si quiere, la obligación de serlo.
Antiguamente ese “algo más” se intentaba explicar con alguna palabra. Todos nacían hombres y mujeres, pero aspiraban a ser damas y caballeros, algo más.
Y comprendo que pierdo el reto, jugué para perder, y que en el fondo no he sabido explicar el papel de la mujer y que seré castigado con algún comentario jocoso que tengo merecido por mi osadía.
Y tampoco he sabido definir ese algo más, pero es que entonces nos encontraríamos con la auténtica “mujer” y explicarlo es patrimonio de los músicos y los poetas.

5 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Aquí estoy, pero no con cuchillos afilados...Con las uñas me manejo bien y tengo suficiente ;)
Estoy muy sorprendida por varias cosas.
Me ha sorprendido que haga 20 años o más que no escribes y siento curiosidad por saber qué te apartó de ello... Supongo que es algo muy íntimo y que no quieres airear, pero si hay alguna opción... me gustaría conocer esa historia.
Me alegra haber sido en parte "causante" de esa vuelta tuya a las teclas, aunque haya sido sólo para responder a un "reto" que no realmente no fue tal... A mí me interesa mucho lo que las personas opinan sobre temas que me parecen importantes, y en aquel comentario tuyo en "Bajarse al moro" dejaste entrever que tenías algo que decir, y a mí ese tema me interesa especialmente, porque siempre, desde que recuerdo, he tenido una posición clara y firme en el tema de la mujer, a cualquier nivel, y las opiniones al respecto me interesan todas.
Tu exposición me ha encantado. Mucho. Porque dejas muy claro que somos, todos, algo más de lo que se ve... Que lo importante es lo que está debajo de la piel, que la superficilidad sólo les vale a los superficiales.
Las mujeres y los hombres somos muy diferentes entre nosotros. Ni mejores ni peores. Diferentes y complementarios, pero es verdad que nosotras nos hemos tenido que currar este "status" de más o menos igualdad y eso curte, Faroni. Eso enseña que para subsistir hay que ser astuta, que hay que aprender a nadar y guardar la ropa, aunque a algunas, como es mi caso, no se nos haya dado nada bien en el pasado y sólo ahora vayamos aprendiendo... Todo esto, que no son más que recursos que hemos tenido que ir aprendiendo a lo largo de los siglos, creo que ya llega a transmitirse de forma genética, y por eso somos como somos... Siempre algo más.
La sociedad, la transmisión genética y popular... todo nos han llevado a tener un instinto y creer en él, a adelantarnos a los acontecimientos, a englobar en una sola mujer al sicólogo, a la enfermera, a la confesora, al ama de casa, a la madre de los cachorros, a la monja, a la puta, al paño de lágrimas, a la economista, a la agenda, a la organizadora.... Y eso, Faroni, curte, enseña y da alas... muchas alas... porque ahora sabemos que podemos volar, que somos independientes, autosuficientes y únicas. Somos algo más...

Tengo una baraja de poker que conservo con mucho cariño... Y que por detrás de cada carta dice:

"Estas cartas han sido diseñadas para recordarte que hubo una vez en que a las mujeres no se les permitía jugar a las cartas y mucho menos fumarse un cigarro ocasionalmente. Pero los tiempos cambian... Así que corta las cartas y según repartes, recuerda: Has recorrido un largo camino, nena"....

Y yo eso lo recuerdo cada día.

Yo igual soy una vagina con ruedas, como todas esas que te has encontrado, pero puedes estar seguro de soy algo más... Mucho más...

Un beso Faroni (K). Me ha encantado tu exposición y me alegraría muchísimo que siguieras dándole a la tecla...

Faroni dijo...

Al creador de una entrada le gustaría recibir cien comentarios bellos, sinceros, que mejoren y completen lo que intenta decir. No he tenido cien, pero si uno que vale por cien.

Novicia Dalila dijo...

Efectivamente.... no tengo nada, nada, nada que super-contra-replicar....
Sólo decirte que es un placer leerte y que deberías seguir escribiendo.
Muchas gracias Faroni (K)(K)

lisebe dijo...

Me paso ahora que puedo por aquí en primer lugar para agradecerte tu visita por mi blog y por tu elogio.

En cuanto a lo que he leido en este post, me ha gustado gratamente ver que tienes tan buena opinión de las mujeres , que somos algo más que unos pechos y labios andantes.

El hecho de que nos consideres inteligentes más que un halago es una opinión que me parece del todo locuaz, ya que nos consideras personas pensantes, me ha encantado la exposición que haces, porque demuestra que no te basas en lo que se vé, sino en lo que se tiene por dentro, el intelecto es algo que se debe cultivar, y de hecho tanto hombres como mujeres estamos en el mismo peldaño donde se`puede subir o bien bajar todo depende de cada uno y de lo que verdaderamente piense hacer en su vida.
El mundo de los blogs te abre la puerta a expresarte sobre lo que piensas, lo que lees y lo que te interesa pero también te abre la puerta a la posibilidad de ver lo que otros como "homo sapiens sapiens ", te pueden ofrecer para aprender y ensanchar horizontes, en definitiva es una buena herramienta que te ayuda conocer por dentro el pensamiento humano, por lo menos es lo que yo intento.

Cultivar, y engrandar conocimiento.

En fín poco más puedo decirte tan solo que agradecerte tu paso por mi humilde casa y decirte que eres bienvenido siempre que te apetezca.

Afectuosamente, una compi bloggera.

Caballero Negro dijo...

Estaba yo enfebrecido escribiendo un impetuoso comentario cuando, tras una hora de intenso tecleo, el ordenador, seguramente aterrorizado por lo que veia, ha tomado la opción de cerrarme el navegador y mandar mi primoroso aunque, todo he de decirlo, belicoso comentario al limbo de los comentarios perdidos, a esa nube digital donde van las almas binarias que de la RAM no consiguen almacenarse a tiempo en el DISCO DURO.

Me lo tengo merecido. La próxima vez escribiré un post sobre el tema. Hoy no que ya es tarde.

Suscribete a Before the dark