Reflejos


Yo: This is the magic time where the day ends and the night beguins.

Claudia: Te ha salido con reflejos. Supongo que al natural será very beautiful.

Querida Caudia: perdona por favor y en primer lugar que cite tus palabras. Toda comunicación tiene valor. Y además lo que dices es rigurosamente cierto. Pero hete aquí que un mísero MMS se me alcanza terriblemente insuficiente para lo que te he de decir.

Ya sé que la foto tiene reflejos. Tenía otras sin reflejos. Pero es que resulta completamente imposible trasladar las sensaciones, los colores, los olores, la calma, la gente, el cansancio, el sudor, los momentos fugaces que el rápido atardecer, que podría ser eterno y al tiempo efímero, en una simple fotografía de cámara de móvil y un poco obsoleto ya, no puede captar.

Porque si te fijas, Claudia, lo primero es que cuando estaba allí pensaba en tí, y en pensando en tí pensé que este atardecer te gustaría, y te mandé algo, un retazo, una décima de segundo.

Estos reflejos dicen también, a las claras, que esto no es así, que la realidad es grandemente superior. Por ello el reflejo no miente, sino que delata y por ello se sincera contigo.

Así que, sí, el natural era otra cosa. La foto sólo es un mapa (uno de tantos), y el mapa no es el territorio. Como estas palabras, que dificilmente explicarán bien lo que quiero decirte: que el mundo siempre tiene y tendrá reflejos, no siempre tan evidentes. Tenlo siempre presente,
Claudia, todo es apariencia:

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

La Vida es Sueño
Monólogo de Segismundo
(detalles)
Acto II, escena 19. Monologo de Segismundo.
Calderón de la Barca

No hay comentarios:

Suscribete a Before the dark