El beso del camión de basura

La noche fué larga, mezclas de deseo y expectativas, como siempre risas irónicas. Las risas dejaron sitio a las caricias, las caricias a la complicidad.

Ella estaba diferente, más mujer. Creo que era la primera vez que la ví con faldas. Fresca, veraniega.

De lo que fué el día, día de locos que no contaré, pero que fácilmente podría haber comprometido la noche, sólo ella se salvó, ella salvó la noche, con su calma y su frescura.

Siempre me cuenta algo nuevo. Con cuentagotas, un retazo de su vida. No le pregunto, no me hace falta. No me intriga demasiado. Pero tiene esa forma tan lisa y llana de decirlo.

Siempre hago planes pero no me atrevo a contárselos. Tengo miedo, con otras los planes eran siempre dificultosos, errados. Bueno, con ella los planes son razonables o no, posibles o no, pero se puede hablar de ellos. Planificar sin angustia.

Todo llega como un regalo. Como el beso, esperando detrás del camión de la basura. Cómplice inesperado de mi indecisión, bella y sugerente escena urbana.

Si hemos sido capaces de besarnos mientras esperamos al camión de la basura, si no se ha roto el encanto, quizás esta vez las cosas salgan bien.

2 comentarios:

Claudia dijo...

Parece mentira, pero han pasado 365 días con sus correspondientes noches desde aquel día que para ti fue de locos. 365 días en los que hemos tenido buenos y malos momentos, aunque afortunadamente han sido muchos más los buenos que los malos, empezando por una mágica noche con una luna llena increíble y con música de fondo, y terminando con una madrugada estupenda, uno al lado del otro, sintiéndonos tan cerca, que costaba separarse. Ha sido un año diferente para mi, lleno de cambios, hacía tiempo que no experimentaba tantas sensaciones diferentes, y todo ha sido positivo. Gracias por contribuir como lo has hecho en que mi vida sea mejor que hace 365 días, después de aquel beso nervioso y tembloroso detrás del camión de la basura.

Rrío dijo...

Claudia, gracias por estas bellas palabras que expones aquí.

Aunque con cuentagotas, tus comentarios son joyas que nos gustaría tener más a menudo en éste Blog.

Todo lo que puedo decir en este instante es que conocerte ha sido lo mejor que me ha pasado desde, al menos, (tú sabes qué).

Bssssssss.

Suscribete a Before the dark