Amor virtual

Nunca se tocaron. Nunca se olieron. Nunca sintió uno el calor del otro, el roce apasionado.

Sus contactos se iniciaron a través de un portal y luego de un chat. No se sabe si uno sedujo al otro o ambos se dieron por seducidos de antemano.

Su intimidad fué subiendo de tono, tal como lo harias con un desconocido, por liberación y por impunidad. La malicia buscada y encontrada y la complicidad hicieron el resto. Entonces su relación se consumó, a escondidas, en horarios inesperados.

Ellos no pensaron que pecaban, en lo carnal, o más bien no pudieron pillarles. Pues vivieron momentos únicos de pasión, de los que castiga la estrecha moral.

Nunca se atrevieron a verse en real, por miedo a descubrir que todo aquello que la tecnología les transmitía era realmente una ficción lejana y falaz.

No hay comentarios:

Suscribete a Before the dark