Quisiera ser tu

Quisiera ser tu cama para estar todas las noches en contacto con tu piel
Quisiera ser tu cepillo de dientes para besarte todos los días tres veces
Quisiera ser tu espejo para que me mirases cuando te levantas y cuando te acuestas
Quisiera ser tu ordenador para estar contigo ocho horas cada día
Quisiera ser tu teclado para que me acariciases una y mil veces
Quisiera ser tu teléfono para oir tu voz todos los días, y estar pegado a tu cuerpo
Quisiera ser tu perfume para estar siempre rodeándote
Quisiera ser tu bolso para sentir tus manos hurgando en mi interior
Quisiera incluso, y aunque me doliera, ser tu jefe, ese odiado, porque al menos estaría siempre en tu pensamiento.

No hay comentarios:

Suscribete a Before the dark